En el 2013 se modificó la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) con el fin de regular la relación entre el arrendador y el arrendatario según al contrato de temporada regulado por la LAU o en un contrato basado en el Código Civil (CC).

Dicha modificación aparece en el artículo 5e de la LAU, donde regula que arrendamientos están excluidos de la LAU. El artículo dice lo siguiente:

La cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, comercializada o promocionada en canales de oferta turística y realizada con finalidad lucrativa, cuando esté sometida a un régimen específico, derivado de su normativa sectorial

Como ves, la vivienda vacacional en Andalucía están excluidas porque, como muy bien dice el artículo, este tipo de viviendas están sometidas a un régimen específico, el Decreto 28/2016, de 2 de febrero, de las viviendas con fines turísticos en Andalucía. Por ello, es importante diferenciar que las viviendas turísticas no son todas iguales en España, ya que en las Comunidad Autónomas que regulen este tipo de viviendas se debe cumplir con los requisitos administrativos que en esas normativas autonómicas se establezcan.

Si vas a gestionar una vivienda vacacional en las Comunidades Autónomas que tienen una regulación específica en vivienda vacacional deberás cumplir con los requisitos establecidos en cada Comunidad. Estas Comunidades son: Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid.

En el resto de Comunidades que no esté regulado las viviendas de uso turístico, se puede puede hablar de un arrendamiento privado entre arrendador y arrendatario a través del contrato de temporada de la LAU y que no debe cumplir requisitos administrativos. Recordarte que en estas Comunidades no podrán imponerte sanciones si tienes una vivienda de uso turístico.

Vivienda vacacional en Andalucía

¿Qué es una vivienda vacacional en Andalucía?

Según el decreto,

se consideran viviendas vacacionales todas aquellas ubicadas en suelo de uso residencial donde se ofrece, mediante precio, el servicio de alojamiento de forma habitual y con fines turísticos, es decir, con comercialización y promoción a través de los canales de oferta propios de este ámbito (agencias de viaje, empresas mediadoras u organizadoras y medios que incluyen posibilidad de reserva como Airbnb, Wimdu o Booking).

Los alojamientos pueden ser:

  • Viviendas completas: se ceden en su totalidad y su capacidad máxima no puede superar las 15 plazas.
  • Viviendas por habitaciones: el propietario debe residir en ellas y no se puede ofertar más de 6 plazas.

En cualquiera de los dos casos no se pueden superar las cuatro plazas por habitación.

Por el contrario, no son viviendas con fines turísticos si se cumple algunos de los siguiente puntos:

  1. Cesiones sin contraprestación económica.
  2. Viviendas contratadas por tiempo superior a dos meses continuados por una misma persona (reguladas en la LAU).
  3. Alojamientos situados en el medio rural (que también cuentan con su propia regulación).
  4. Conjuntos de viviendas formados por tres o más viviendas de un mismo titular que estén ubicadas en un mismo edificio, complejo o en edificios contiguos (regulados por la normativa de apartamentos turísticos).

¿Qué requisitos debe cumplir tu vivienda para ser una vivienda con fines turísticos en Andalucía?

En el artículo 6 del Decreto 28/2016, de 2 de Febrero, de las viviendas con fines turísticos puedes consultar los requisitos que debe cumplir una vivienda vacacional, estos son los siguientes:

  • Disponer de licencia de ocupación.

  • Cumplir con las condiciones técnicas y de calidad exigibles.

  • Las habitaciones tendrán ventilación directa al exterior o a patios y algún sistema de oscurecimiento de las ventanas.

  • Estar amuebladas y dotadas de los aparatos y enseres necesarios para su uso inmediato.

  • Refrigeración por elementos fijos en las habitaciones y salones, cuando el período de funcionamiento comprenda los meses de mayo a septiembre. Si el periodo de funcionamiento comprende los meses de octubre a abril, ambos inclusive, deberán contar con calefacción.

  • Botiquín de primeros auxilios.

  • Disponer de información turística de la zona (lugares de ocio, restaurantes y cafeterías, comercios y tiendas de alimentos, aparcamientos, servicios médicos, transporte urbano, plano de la localidad y guía de espectáculos).

  • Todas las viviendas dispondrán de Hojas de Quejas y Reclamaciones a disposición de los usuarios y un cartel indicándolo en un lugar visible.

  • Limpieza de la vivienda a la entrada y salida de nuevos clientes.

  • Ropa de cama, lencería, menaje de casa en general, etc. en función de la ocupación de la vivienda.

  • Disponer de un juego de reposición de cama y toallas.

  • Facilitar a los usuarios un número de teléfono para atender y resolver de forma inmediata, cualquier consulta o incidencia relativa a la vivienda.

  • Tener en la vivienda la información e instrucciones de funcionamiento de electrodomésticos u otros dispositivos que lo requieran.

  • Informar a los usuarios de las normas internas relativas al uso de las instalaciones, dependencias y equipos de la vivienda, así como la admisión y existencia de mascotas en la vivienda, restricciones para personas fumadoras, etc.

  • Los precios del servicio de alojamiento deberán figurar expuestos en la vivienda.

  • Tener un libro-registro de viajeros: así como presentar o remitir el parte de entrada de viajeros a la Comisaría de Policía o Guardia Civil, en su caso.

Otro requisito: Presentar una “Declaración Responsable”

Si te has leído el Decreto, verás que en el Artículo 9 establece la obligación inicial de presentar una “declaración responsable” en la Consejería de Turismo y Deporte de Andalucía para iniciar la actividad, señalando que una vez presentada ya podrás publicitar la vivienda como vivienda con fines turísticos.

Declaración Responsable Viviendas Turísticas

¿Qué debe contener la Declaración Responsable?

El contenido mínimo de la declaración responsable será:

  • Datos de la vivienda: este punto debes presentar la licencia de ocupación donde muestra el número de plazas de las que dispone la vivienda. Si no tienes dicha licencia, tendrás que solicitarla en el Ayuntamiento.
  • Datos del propietario de la vivienda incluyendo el domicilio del propietario para posibles notificaciones.
  • Datos de la persona o entidad que gestiona la vivienda si es diferente al propietario: aquí debes de adjuntar el contrato que acredite dicha explotación que habilita a una tercera persona o empresa en caso de ser persona distinta al propietario.

Si quieres más información sobre la Declaración Responsable, en la página de recursos para viviendas vacacionales tienes un modelo de dicha declaración.

Por último, después de presentar la Declaración Responsable, tendrás que inscribir la vivienda vacacional en el Registro de Turismo de Andalucía. Una vez hecha la inscripción, te darán el número de inscripción.

El número de inscripción deberás publicarlo en cualquier anuncio o publicidad, incluido en los portales de reservas como Airbnb, Wimdu o Booking.com

PobreRegularEstá bienMuy buenoExcelente (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…